top of page
  • Fundació Ibn Battuta

Rebelah: Reimaginar el patrimonio cultural significa redefinir también la identidad

¿Qué es el patrimonio cultural? ¿Por qué consideramos ciertos elementos como patrimonio y no otros? ¿Quién lo ha establecido así? ¿Por qué? ¿Cuándo? ¿Qué relación tiene ese patrimonio conmigo?


Estas son algunas de las preguntas que nos hemos planteado a lo largo del proyecto REBELAH y que se han hecho las personas que han participado en los pilotos del proyecto.

En el primer piloto trabajamos con personas que pertenecen a grupos minoritarios, en el segundo piloto con personas que trabajan con grupos minoritarios. Con ambos grupos pudimos observar que cuando se les pedía que pensaran en el concepto de patrimonio cultural, todos los participantes tenían respuestas similares, todos concebían el patrimonio en su definición tradicional, como elemento representativo de la historia y la cultura de un determinado territorio.


A través de los pilotos hemos podido cuestionar esa concepción del patrimonio e ir un paso más allá. Hemos descubierto las diferentes perspectivas que conforman el patrimonio cultural y su relación con nosotros como individuos y con otros aspectos, como el poder o la interseccionalidad y cómo, en consecuencia, el patrimonio cultural se relaciona con las minorías y puede ser una herramienta de inclusión y exclusión.


Así, hemos reimaginado el patrimonio cultural tanto a través de las ponencias de expertos en la materia, como Mar Griera, Dídac P. Lagarriga y Rafa Crespo, como con las actividades y ejercicios realizados por La Xixa Teatre.





Reimaginar el patrimonio cultural es un proceso que puede resultar difícil por la complejidad que supone romper con los esquemas establecidos tras el concepto no sólo de patrimonio sino de otros aspectos que se relacionan con él, como la identidad, por la conexión entre ambos.


Reimaginar el patrimonio cultural implica reimaginar la identidad y este proceso puede generar diferentes resultados, puede significar una redefinición del lugar que ocupamos, de nuestra relación con él y con la sociedad que lo habita, de cómo lo ocupamos. Puede significar el fortalecimiento de nuestra identidad, la creación de vínculos con lo que no entendíamos como nuestro o la revalorización de lo que consideramos nuestro y hacerle un espacio y darle voz y lugar en esta reimaginación.


Durante la puesta en marcha de los pilotos hemos visto que esto ocurre. Hemos observado cómo los y las participantes del primer piloto reimaginaron el patrimonio y lo hicieron suyo, y cómo los del segundo piloto empezaron a ser conscientes de cómo el patrimonio cultural podía ser y es más de lo que habían imaginado hasta entonces.

3 visualizaciones

Comentarios


bottom of page